Emprendedores: Tenemos la receta para iniciar y no morir en el intento.

Emprender

Con certeza sé que uno de mis grandes placeres es comer. Disfrutar cada sabor, cada bocado, cada textura. Además para mí, emprender es toda una delicia. Por tanto no puedo evitar comparar este maravilloso proceso con una receta de cocina; aquella que encuentras en una revista o un libro y te animas a realizar algún día.

Ser un emprendedor es como un plato delicioso: Sabes lo que quieres lograr pero no estás seguro del resultado final. Al principio las primeras preparaciones no salen como esperabas, pero a medida que avanzas, te involucras intensamente, conoces más y repites una y otra vez, hasta lograr una mejoría y alcanzar un poder de decisión en la preparación.

Por supuesto, te inspiras en otras recetas y ves aquellas preparaciones más afines a tu gusto, a tu sazón. Muchos emprendedores famosos han compartido sus “recetas” con los demás y de las cuales podemos aprender un montón. Nombres como Steve Jobs, Robert Kiyosaki, Mark Zuckerberg, Tony Robbins, Carlos Slim, Jack Ma son, sin duda, verdaderos chef del emprendimiento y grandes referentes para todos los que comenzamos este camino.

Al principio como emprendedor no eres tan consciente de lo que estás cocinando, parece más una cocina experimental que una de autor, pero conforme vas aprendiendo y a través de tu interés por educarte, vas mejorando la receta y vas degustando el proceso, imaginando cómo sería el plato final.

 

PREPARACIÓN

Objetivos claros, no espesos.

Procura antes de iniciar un negocio que tus objetivos sean claros como el agua. A veces por la ansiedad de comenzar no determinamos nuestras prioridades, las metas que queremos alcanzar y la experiencia que queremos vivir al final.

Pregúntate una y otra vez ¿qué quieres lograr en el mes?¿qué quieres alcanzar este año? ¿cómo te vez en 5 o 10 años? De esta manera podrás estar más motivado cada día y sabrás cuánto haz progresado desde que comenzaste.

 

Orden en la mesa.

Dicen que el mejor cocinero es el que menos ensucia, y para un jóven emprendedor el orden es primordial, ya que pronto te das cuenta que tu tiempo es bastante limitado.

Tienes la libertad de usar el tiempo de la mejor manera si aprendes a administrarlo. Intenta organizar en un horario personal lo que harás en el día, la semana, el mes, y no olvides agendar todas tus citas. De esta manera podrás cumplir con todos tus deberes, tendrás tiempo libre para ti y sabrás exactamente con qué tiempo cuentas para los nuevos proyectos.

 

Cumplimiento al horno.

La cocina tiene sus tiempos de preparación y tú como emprendedor también debes ser consciente de los plazos.

Cumple tus promesas siempre. No dudes un minuto en entregar los trabajos en la fecha de entrega determinada y cumple con las especificaciones que ofreciste entregar desde el principio.

Verás que tu reputación es muy importante en cualquier proyecto que realices y solo este factor puede garantizar mejores proyectos y más clientes en el futuro.

¡No dejes que las mejores oportunidades se quemen en la puerta del horno!

Educación al gusto.

La educación constante es sin duda un delicioso relleno, pues no olvides que tu mundo exterior reflejará siempre tu mundo interior, así que nunca dejes de aprender:

Conoce nuevas cosas, relaciónate con personas interesantes, invierte en tu crecimiento personal, involúcrate en proyectos novedosos, no te cierres a las posibilidades que te ofrece el mundo, no le temas al fracaso y aprende de él.

Invierte constantemente en tu educación aprovechando las formas de hacerlo, a bajo costo, por internet, por medio de videos, podcast y/o libros que puedes descargar completamente gratis o si deseas iniciar una carrera profesional o una especialización.

Para esta receta, la educación no tiene medida, es a tu gusto. Entre más aprendas, tendrás más ideas para emprender, aportarle a tu emprendimiento y tu creatividad aumentará.

No olvides que ser emprendedor o emprendedora, es un plato que jamás termina de prepararse, porque siempre puede ser mejor en múltiples versiones. Las recetas son solo una guía y así como las abuelas de antaño, algún día crearemos nuestra propia receta para compartir con otros y estos a su vez encontrarán la manera de añadir valor a eso, para que otros encuentren el camino así como alguna vez lo encontré.

 

Fernando Rojas

Director de Fase23

Impresión de publicidad para emprendimientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *